Antes de contratar cualquier crédito y en especial a la hora de contratar los créditos hipotecarios debemos de conocer los costos. El principal costo de estos créditos es la tasa de interés, que puede ser fija, variable o mixta.


La tasa de interés viene a ser un porcentaje de la operación que se realiza, es decir, es un porcentaje que se traduce en un monto de dinero, mediante el cual se paga por el uso del dinero. En un crédito, la tasa de interés es el monto que el deudor deberá pagar a quien le presta, por el uso de ese dinero. En Chile, los bancos manejan tres tipos de tasa de interés:

  • Tasa de interés fija (porcentaje que se aplica a un crédito, y permanece invariable mientras este perdure).
  • Tasa de interés variable (porcentaje que cambia de acuerdo a un índice de referencia).
  • Tasa de interés mixta (combinación tanto de la tasa fija como variable. En un crédito la tasa fija se utiliza en el primer periodo y después se emplea una tasa variable).

Con respecto a los créditos para la vivienda, la oferta más común es para créditos de largo plazo en UF.

Algunos bancos pueden ofrecer créditos en pesos o una mezcla de pesos a tasa fija y luego en UF. Para solicitar un crédito lo más importante es la relación entre la tasa de interés, el ingreso anual por arriendo (considerando la vacancia) y el valor del inmueble. En ese sentido la cotización de la tasa de interés, y más todavía, el pago de corto plazo del pie, son claves para hacer una buena inversión.