¿Sabías que un departamento comprado en esta etapa puede llegar a tener un incremento en plusvalía de un 30 o 40% desde la firma de la promesa hasta el momento de su entrega?

Según cifras de la Cámara Chilena de la Construcción, la venta de viviendas en Santiago aumentó 149% durante el segundo trimestre de 2021. En ese contexto, el mercado inmobiliario se ha vuelto dinámico durante el presente año.

Bajo ese contexto, es importante analizar en qué tipo de proyectos es más rentable invertir y en qué etapa de este es mejor hacerlo.

Un proyecto Inmobiliario cuenta con 3 etapas bien definidas: venta en blanco, en verde, y entrega inmediata. Sin embargo, anterior a estas etapas existe la «Venta Privada», que hace un tiempo atrás sólo era accesible para socios, accionistas, arquitectos y calculistas del proyecto. Hoy en día se puede acceder a esta etapa a través de gestoras Inmobiliarias.

Al momento de escoger, nacerá la duda de cuál es la mejor opción de compra, en este caso la Preventa o Venta Privada puede llegar a tener un incremento en plusvalía de un 30 o 40% desde la firma de la promesa hasta el momento de su entrega. En esta etapa la inmobiliaria está en la parte inicial del Proyecto de Construcción.

La principal ventaja de la Venta Privada es que se ofrece el «primer precio de mercado» (precio más bajo posible) de departamentos que aún no están disponibles en salas de ventas de inmobiliarias para el público en general.

A través de esta forma de venta, se accede a un stock exclusivo, pudiendo elegir piso, orientación y características del departamento, y además ser atendido por un profesional especialista, quien orientará al cliente encontrando la mejor opción de acuerdo a su situación financiera.

La «Venta Privada» es recomendable para personas que quieren invertir en departamentos nuevos porque permite acceder a precios más bajos, obtener más beneficios y lograr una mayor ganancia a futuro.